lunes, 16 de marzo de 2009

Pollo Campero en China


El Pollo Campero en China? Me llevé a Lycenia con engaños hacia el colorido restaurante (por suerte estaba a cuatro cuadras del Museo) con el propósito de tomar fotografías, pero con el objetivo oculto de almorzar algo conocido y que por favor no fuese comida china!! Quien me conoce bien, sabe que en San Salvador no voy para nada a Pollo Campero. No voy en general a ningún establecimiento de comida rápida y grasosa. Se imaginan lo harto que podría estar de la comida local para tomar la decisión de almorzar ahí encontrándome al otro lado del planeta? Por supuesto que tomamos las fotos de rigor de la parte posterior del establecimiento con su rótulo en idiogramas. La ubicación del restaurante, aparte de céntrica, se veía en una calle muy transitada, aunque eran muy pocos los comensales (todos chinos, eso si) que degustaban una su pierna de pollo. Le dije entonces a Lycenia: “Aprovechando que estamos aquí, porqué no almorzamos de una vez?”... “Quéres almorzar aquí?” fue toda su respuesta.

Nos dirigimos al interior del restaurante, donde vimos un mostrador con idiogramas y creo que también en inglés. Estabamos de pie frente al mostrador, sin saber qué hacer, y mucho menos como ordenar pollo en mandarín... Era un Pollo Campero, pero todo su personal era chino! Pero creo que el gerente nos escuchó hablando nuestro idioma natal, pues apareció de la nada como buen salvador y con un típico acento guatemalteco: “Ustedes hablan español?”... Se imaginarán que eso fue todavía aún más irreal, pues aún no habíamos terminado de digerir el hecho de estar en un Pollo Campero chino, cuando además nos sale un chapín de pura raza? (un momento como del Twighlight Zone!).

Para aquellos extranjeros que leen estos escritos, Pollo Campero es una corporación de comida rápida fundada en Guatemala y que tiene una presencia dominante en todos los países de Centroamérica, pero que entre una buena visión y la globalización, ha logrado abrir restaurantes en muchas ciudades de Estados Unidos, Sur América, España, y hasta Indonesia y China! Luis Pedro Vargas es un empleado fiel a Pollo Campero, que al momento de nuestro encuentro en Shanghai nos comentó que vivía ahí desde marzo con el solo propósito de introducir la marca en el codiciado mercado chino, para luego expandirla poco a poco en el gigantesco sub-continente! Admirable! Sobre todo que Luis Pedro nos comentó que nunca había viajado a Esados Unidos con lo cual nunca había estado expuesto a rascacielos (aunque si había estado en una ocasión en España)... Llegar de Guatemala a Shanghai? Eso si es como un cambio radical!!! Nos comentó lo sorprendido que estaba con el desarrollo urbano en China, sobre todo en Shanghai, comentándonos que el nuevo Shanghai World Financial Center que están construyendo a la par del Jin Mao Tower, apenas era una estructura prácticamente en pañales a su llegada a China, y que 6 meses más tarde ya era más alta que sus vecinos! Capitalismo puro! (De verdad hay alguien que aún cree en el Comunismo aparte de Chávez y de Fidel?)

Luis Pedro nos atendió super bien: nos asignó a un mesero medio bilingue (inglés), sentándose a conversar con nosotros y explicándonos que el concepto de restaurante en China es el estándar de la corporación... uno se sienta y llegan a la mesa a tomar la orden. Obviamente teníamos que ordenar pollo para poder probar las diferencias en relación a su zona de nacimiento, con lo que solicitamos dos combos, que incluían 2 piezas de pollo, papas fritas, ensalada y gaseosa. Creo que el combo costaba la increíble fortuna de US $5.40 (como unos 40 Yuanes)... Tenía el mismo sabor que en El Salvador? Digamos que era un Pollo Campero menos grasoso y con muy poca sal, acondicionado para el paladar del consumidor chino. De hecho me gustó más al que preparan en nuestro lado latino del globo terráqueo.

El restaurante tiene dos pisos. Lycenia y yo nos quedamos en la parte inferior del edificio, cuyas paredes estaban decoradas con imágenes de la Antigua Guatemala y de mujeres indígenas del Quiché, con sus vestidos y refajos de flores, vestimenta muy típica de las tribus que aún existen en ese país. Lo más gracioso de todo es que Lycenia me hizo notar que la música también era latina, con lo que almorzamos al ritmo de “Quítame ese hombre del corazón” de la Pilar Montenegro. Al final del almuerzo nos fuímos a despedir de Luis Pedro al segundo piso del restaurante, no sin antes pedirle su tarjeta de presentación con el afán de copiarlo a futuro en estas historias de viajes, donde en su momento ha sido un actor más de esta ópera china! Muchos saludos desde El Salvador, Luis Pedro! Esperamos ya estes dominando el mandarín! Mándanos una carta para que todos la podamos leer acerca de tus impresiones de Shanghai!!!... Ah! Antes que se me olvide... En el segundo piso tenían un gigantesco anuncio de su promoción “Todo lo que pueda comer” durante los fines de semana! Cuánto Pollo Campero puede alguien realmente comer en una sola sentada?

1 comentario:

EnJabonArte dijo...

Crealo o no, su post me ha ayudado con una tarea de la Universidad. Soy Guatemalteca, y no como Pollo Campero a menos de que me inviten y no pueda decir "no muchas gracias!" Pero tengo que aceptar que los Gutierrez empresarialmente han hecho algo muy admirable extendiendo sus restaurantes en china. Saludos!

Centro Europa 2006